Especial: Calefacción

Gracias a los sistemas de calefacción modernos, nuestro hogar es un lugar confortable incluso en las condiciones climatológicas más adversas. Puede nevar en el exterior, pero en casa nos sentimos cómodos y protegidos.

Cuestiones Previas:

Existen múltiples opciones a la hora de decidirse por un sistema de calefacción, pero antes de decidir, hay que tener en cuenta algunas cuestiones.

La Disponibilidad del Combustible. Para poder consumir cualquier fuente de energía de suministro continuo, es necesario que la vivienda esté situada en una zona donde haya red de distribución, y que disponga de acometida (llave de edificio). Además se deberá realizar una instalación que transporte el combustible desde la red hasta la vivienda. Si se opta por un combustible a granel o en botellas, habrá que tener en cuenta el servicio de reparto, su frecuencia y la accesibilidad de los vehículos de transporte a la vivienda. Del mismo modo, hay que tener en cuenta la climatología de la zona, ya que si hay nevadas frecuentes, habrá que tener en cuenta las interrupciones de suministro debido a la inaccesibilidad de los camion.

La Zona Climática. Cuanto más fría sea la zona más necesario será un sistema que mantenga el calor constante; si la zona es más cálida, bastará con (y probablemente sea más rentable) un sistema que caliente de manera puntual. • La Necesidades Propias de la Vivienda y de sus Habitantes El sistema de calefacción más adecuado dependerá también del espacio disponible en la vivienda, de la necesidad o no de alternar el aparato productor de calor con otro productor de agua caliente o tener ambos servicios unidos en uno único. También dependerá del uso que se haga de la calefacción (las horas que se esté en casa) y la edad de los miembros de la unidad familiar.

• Los Costes Directos e Indirectos. Para poder analizar y comparar precios, habrá que tener en cuenta además de los costes económicos (precio del combustible y consumo estimado), los costes de uso (como la carga de elementos pesados, el espacio perdido en almacenamientos, las interrupciones de suministro…). El mantenimiento posterior que va a necesitar el sistema de calefacción que elijas es otro punto importante a considerar ya que será un gasto para toda su vida útil. También recomendamos analizar el coste de la inversión inicial en instalaciones necesarias para poder consumir y su rentabilidad por el uso posterior. Si se opta por un combustible canalizado, podremos elegir la tarifa que mejor se adapte a nuestros hábitos de consumo tanto en gas natural como en electricidad.

Tipos de calefacción: calefacción individual a gas,  Hilo radiante,  Acumuladores eléctricos,  Calefacción central,  Bomba de calor, Convectores y paneles radiantes, Placas solares y venticonvectores es o furgonetas de reparto.

~ por caosenreformas5 en 30 noviembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: