¿Poco espacio en tu dormitorio? Aprovéchalo al máximo con un vestidor

¿Vestidores en dormitorios con poco espacio?

3 opciones para hacerlo posible

Uno de los caprichos que probablemente a todos nos gustaría tener en nuestro dormitorio es nuestro propio vestidor. Un lugar donde cambiarnos, vestirnos y almacenar de forma ordenada toda nuestra ropa y complementos sin tener que pelearnos con el armario.

Para crear tu propio vestidor tenemos dos opciones: un vestidor cerrado (más habitual en los dormitorios grandes) y un vestidor abierto (una buena idea especialmente para los dormitorios pequeños).

Es el momento de hablar de algo que nos preocupa a todos, especialmente a los más jóvenes y con menos poder adquisitivo, los que solemos vivir en los apartamentos más pequeños, es cómo conseguir un dormitorio cómodo en muy pocos metros, y vamos a empezar con este capricho, el vestidor.

Cuando tenemos un dormitorio pequeño y queremos montar un vestidor la mejor opción es optar por un vestidor abierto, es decir aquel que no está separado del resto del dormitorio por una pared o tabique.

Para ello tenemos varias opciones de las que vamos a hablaros ahora una por una:

1. Una buena opción, es optar por un armario abierto. Podéis quitarle las puertas al vuestro o simplemente comprar simplemente la estructura.

Luego podéis adecuar el interior a vuestras necesidades, comprando varias baldas, listones o cajones según lo que necesitéis.

Este tipo de vestidor abierto tiene varias ventajas:

  • antes que nada hay que decir que es bastante económico, sólo necesitáis una estructura de armario por un lado y comprar los accesorios que necesitéis para organizar su interior por el otro
  • por otro lado es una forma de crear un vestidor muy versátil. podemos crearlo a nuestra medida comprando varias estructuras de armarios, consiguiendo distintos tipos de baldas o buscando distintas estructuras

Pero también tiene sus inconvenientes, como por ejemplo que ocupan más espacio que otras opciones o que suelen tener un aspecto más desordenado.

2. Otra opción para crear un vestidor en poco espacio es comprar una estructura metálica en acero, un burro.

Un buen ejemplo es el que veis en la imagen, aunque se pueden comprar en muchas tiendas.

Colocado en cualquiera de las paredes de tu habitación conseguirás crear un pequeño vestidor de aspecto bastante decorativo y moderno. Tendrás la ropa más accesible, todo a mano y en diferentes estructuras.

Este tipo de estructuras también tiene sus ventajas e inconvenientes. Dentro de las ventajas está:

  • el hecho de que sea móvil es una gran ventaja para los dormitorios más pequeños
  • ocupa bastante menos que una estructura de armario, lo que nos viene bastante bien ya que estamos hablando de dormitorios pequeños
  • y además tiene un aspecto mucho más decorativo y moderno.

Sin embargo, a pesar de estas ventajas hay que reconocer que este tipo de estructuras, o burras, por muy bonitas que sean tienen sus inconvenientes:

  • la mayoría de nosotros, o al menos yo no podríamos almacenar toda nuestra ropa en este tipo de estructura, aunque podríamos por ejemplo dejar sólo en el dormitorio la ropa de temporada, de manera que lo tendríamos un poco más fácil
  • y por otro lado es mucho menos, por no decir que no es nada versátil. no se trata de una estructura a la que le podamos añadir diferentes artículos interiores para que se adapten a nuestras necesidades.

3. Por último, otra opción muy buena para crear un vestidor en abierto es optar por aprovechar una esquina para crearlo.

Si tenemos una esquina despejada en nuestro dormitorio podemos comprar dos rieles y colocarlos en la parte superior, separados de la pared, de manera que podremos colgar ahí nuestras propias perchas con nuestra ropa.

En la parte baja podemos colocar una cajonera donde poner el resto de nuestras cosas, y para complementar un pequeño puff o descalzadora que completará nuestro vestidor.

Se trata de una opción muy económica, pero algo más costosa en tiempo y esfuerzo ya que nosotros mismos debemos “crear” nuestro vestidor, colocar los rieles y diseñarlo.

La mejor opción es optar por crear este tipo de vestidores en una esquina, donde dispondremos de más espacio a la hora de instalar los rieles, y que suele ser un espacio desaprovechado, lo cierto es que igual que instalamos un riel en la esquina podemos hacerlo a lo largo de una pared, depende, como siempre, tanto de tus necesidades como de tus posibilidades.

Como en el resto de los casos, este tipo de vestidores tiene sus ventajas e inconvenientes:

  • como ventajas hay que destacar en primer lugar el aspecto económico, unos rieles y una cajonera lo podemos comprar por menos de 100 euros.
  • también hay que destacar el hecho de que se trata de un tipo de vestidor abierto que podemos personalizar al máximo ya que somos nosotros mismos los que lo diseñamos
  • pero también tiene sus inconvenientes, como por ejemplo el hecho del que te he hablado antes, que tienes que instalarlo tú mismo
  • suelen ser vestidores mucho más desordenados debido a que la estructura es muy pobre
  • y tienen otra ventaja más, el hecho de que no permite aprovechar espacios que de otra manera iban a ser desaprovechados.

~ por caosenreformas5 en 10 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: