Construir con pladur

Planchas o paneles de yeso laminado: construir con pladur

El pladur es uno de los materiales más utilizados actualmente en la construcción. Se distribuye en placas de diferentes tamaños que, a grandes rasgos, están formadas por yeso y celulosa.  Estas planchas están formadas por dos láminas de cartón separadas por una capa de yeso intermedia. El espesor resulta muy variable oscilando entre los poco más de 6 milímetros, y los 18 milímetros. Su uso se ha extendido en la construcción de tabiques, falsos techos, estantes a medida, y muebles de lo más diverso. Se trata de un material resistente, ligero, y fácil de colocar. Resulta también un buen aislante tanto acústico como térmico, lo que lo convierte en una opción interesante para revestir paredes en edificios que están siendo rehabilitados. Existen también gamas de pladur resistentes al fuego.

Colocar una lámina de pladur, por ejemplo en una pared o en un falso techo, no reviste especial complicación. Eso sí deberemos tener en cuenta que el pladur se coloca sobre perfiles metálicos, estructuras de acero galvanizado, o con menor frecuencia sobre estructuras de madera sobre las que el panel de yeso (pladur) va atornillado, o clavado.
Una de las ventajas del pladur, que al tiempo es también uno de sus principales problemas, es que podremos abrir agujeros en él con cierta facilidad, e incluso podremos cortarlo con una sierra de calar de lo más normal. Este hecho nos permitirá, entre otras cosas, colocar lámparas halógenas empotradas en el falso techo con extrema facilidad, pero también nos limitará las posibilidades de este material para colgar elementos decorativos de él. Con elementos como por ejemplo cuadros, espejos, o incluso estantes, si el peso es excesivo, el material sencillamente no es capaz de soportarlo y la zona en la que se encuentra el tornillo que lo sujeta el simplemente se desprende.
Un pequeño truco para solventar este problema es tratar de introducir el tornillo justo donde se encuentra el perfil metálico sobre el que va montada la plancha de pladur. Si es necesario podemos utilizar un pequeño detector de metales, de los que se venden en ferreterías para localizar tuberías y cables empotrados en una pared, para localizar las guías metálicas. Incluso un imán puede servirnos en ocasiones para la tarea. Una vez localizado el perfil metálico, perforaremos con la broca adecuada y, al introducir el tornillo, será la guía de metal la que aguante el peso de lo que pretendamos colgar, no la plancha de pladur.

~ por caosenreformas5 en 20 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: