Guía Para Hacer Un Falso Techo de Escayola

En primer lugar, éste es un trabajo de albañilería que es mejor dejar en manos de un escayolista cuando se aplica a estancias como el cuarto de baño o la cocina. No obstante, se trata de una tarea que, realizada con paciencia y con los materiales adecuados, puede resultar sencilla, pero es imprescindible que se tengan conocimientos previos sobre la materia. Los materiales de los que nos tenemos que proveer antes de poner manos a la obra son:

  1. Bota de trazar con añil.
  2. Puntas de unos 5 cm. aproximadamente.
  3. Bobina de esparto (también se puede realizar con alambre).
  4. Planchas de escayola.
  5. Pegamento de escayola.
  6. Escayola fina para rematar.
  7. Taladro.
  8. Martillo.
  9. Llana y espátula.

Las placas de escayola están realizadas con yeso cristalizado y calcinado. Están biseladas o ‘machihembradas’ para que encajen. Estas planchas son fácilmente localizables en el mercado y son muy útiles para la creación de falsos techos, pero también para la creación de tabiques. En primer lugar, tendrás que decidir la altura a la que vas a colocar el falso techo. Recuerda que el mínimo son 10 centímetros, sobre todo si vas a colocar después en él instalaciones lumínicas, como por ejemplo, unos focos empotrados.

Con un metro medimos los centímetros a los que vamos a colocar el falso techo y hacemos una marca en una esquina y otra en la contraria. Con la bota de marcar, se tira cuerda y así, el polvo de añil nos marcará la línea donde irá colocado el falso techo de un punto marcado de lápiz al otro. Para la primera placa, elegiremos cualquiera de las cuatro esquinas de la habitación y colocaremos cuatro puntas para apoyar la primer placa. Con un martillo se colocan las puntas cuyos agujeros se rellenarán una vez acabado el trabajo. Se marcarán dos puntas a un lado de la pared y otras dos en el otro lado donde apoya la placa.

Con un taladro, se hace un agujero en el techo real. Si el techo no es de bóveda y no tiene huecos (si es de hormigón por ejemplo), se tendrá que taladrar y colocar un tornillo al que agarrar la tira de esparto. Si el techo es hueco, con un simple golpe de martillo, se hace un agujero y en él se colocan las tiras de esparto. Estas tiras hacen de la siguiente manera: se mezcla el pegamento de escayola en polvo con agua hasta hacer una pasta ayudándonos con la espátula. Después se mezcla con una tira de esparto y se engancha un extremo en el tornillo o agujero del techo real, y el otro extremo a la plancha de escayola. Cuanto más rápido queramos que seque, más polvo de escayola añadiremos a la mezcla. También hay que añadir pegamento de escayola en el interior de todas las juntas.

~ por caosenreformas5 en 20 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: