¿Es rentable reformar antes de vender?

Seguramente usted, por activa o por pasiva, ya conoce cuáles son todas las claves a la hora de comprar una vivienda, entre otras cosas, porque sabe que es una aventura a la que va a tener que enfrentarse en algún momento de su vida. Pero, quizás, en lo que no esté tan ducho es en la venta. Es algo que nunca había pensado que le tocaría hacer. De repente, una herencia, un cambio de domicilio, etcétera, hacen que se vea con un inmueble antiguo que desea vender sacando, claro está, el máximo beneficio.


Tal vez sea en este momento cuando le asalte una duda: lo vende tal y como está o realiza una reforma. ¿Qué le resultará más rentable? ¿Qué le permitirá colocar antes el inmueble en el mercado?

Parece obvio que una mejora en el piso siempre va a suponer una mayor ganancia para el vendedor, a pesar del gasto que conlleva. De hecho, si hay empresas que se dedican exclusivamente a comprar usado, reformar y vender, es porque sale rentable. Un buen negocio que puede reportarle hasta un 17,5% más de beneficio por su casa, según cálculos de alguna de las fuentes.

Para un particular, conseguir la máxima rentabilidad a la hora de vender su casa depende, por supuesto, del estado de la misma, pero también de otros factores básicos que no hay que olvidar. La zona es lo primero que se va a mirar, sobre todo cuando se está buscando segunda mano, ya que en la mayoría de los casos, precisamente se elige usada condicionado a la preferencia de una zona. La reforma no influye decisivamente en el precio. Es más relevante si se trata de una buena zona, con servicios e infraestructuras.

Pero después de la ubicación, el estado de la casa es clave para decidir la compra. Cuando se busca casa para vivir y no como inversión, la venta es una cuestión más emocional que técnica. Es decir, si a alguien no le causa buena impresión a primera vista o no le ve posibilidades, es muy difícil que se vaya a adquirir. Así, la imagen es imprescindible.

Por ello, tanto agencias inmobiliarias como otros profesionales, recomiendan para vender rápido y bien un lavado de cara, como mínimo. «Se estila mucho y resulta casi imprescindible. Consistiría básicamente en pintar, pero también pulir suelos, cambiar ventanas y los muebles de cocina, que suelen ensuciarse mucho. Una reforma muy atractiva en las casas antiguas es, por ejemplo, tirar los muros para crear estancias más grandes, a la moda, y no como se hacían antiguamente, con muchas estancias y muy pequeñas.

Otra alternativa es ir un poco más lejos del lavado de cara y optar por una reforma más profunda. Suelos, baño, cocina y cambio de las instalaciones de suministros básicos son ya obras «mayores» para el particular que desea vender. Muchos prefieren no meterse en estos menesteres, que exigen paciencia  y a veces se prolonga más de lo deseado en el tiempo.

Sobre todo se valoran las reformas que mejoran la calidad de vida: armario empotrado, baño y aseo, puerta blindada, portero automático…, cambios que pueden hacer subir sensiblemente el precio de venta.

Si la reforma de la casa particular, además, va acompañada de una rehabilitación completa del edificio, entonces el precio del metro cuadrado de la vivienda puede alcanzar el valor de la nueva.

~ por caosenreformas5 en 22 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: