Grietas en las paredes

Nuestra casa se deteriora y aparecen grietas. Los motivos por los que pueden aparecer son muy diversos; el paso del tiempo, un mal mantenimiento, un uso inapropiado, etc. En ocasiones es inevitable que salgan; una mala edificación resiente la estabilidad de las paredes, o su propia ubicación es causa de su deterioro; los muros exteriores, por ejemplo, sufren más los golpes y la humedad. En el mercado existen muchos productos que nos ayudan a reparar estas pequeñas fisuras. Conoce los trucos y los materiales necesarios para restaurar tú mismo las paredes de tu hogar.

Antes de reparar las grietas tenemos que tener en cuenta la superficie sobre la que se han producido, la profundidad de la fisura y dónde se localiza la pared. De estos factores, dependerá el material que utilicemos y el tratamiento que llevemos a cabo en la reparación.

  • Superficie: hormigón, ladrillo, yeso, madera, piedra, cemento, paredes porosas, impermeables, etc.
  • Localización: techo, suelo, pared, interior o exterior.
  • Grietas: profundidad y tamaño.

Para grietas pequeñas: utilizaremos una masilla tapa grietas preparada para aplicarse directamente en la hendidura. Muchos de los productos que se comercializan se secan rápido y esto te permite reparar las imperfecciones que quedan tras la restauración en poco tiempo. También puedes hacer tú mismo la masa con cemento blanco y agua.

Para grietas grandes: podemos aplicar de nuevo una masilla universal; en este caso, la que compremos estará preparada para cubrir y rellenar grietas y agujeros de más de 10 cm. de profundidad. Otra opción es utilizar bandas tapa grietas. Son más sencillas de aplicar aunque su precio es más caro

Según el material: si es madera la superficie que tenemos que reparar, existen masillas especiales en diversos tonos. Si el agujero es muy grande, lo mejor será reponer la pieza o bien utilizar un trozo de la mismas dimensiones con el que hacer un parche. Para el cemento y el ladrillo utilizaremos los materiales originales, reparadores de resina e incluso incluiremos productos anticorrosión si queda algún objeto metálico al aire. La masilla universal y las bandas son las más apropiadas para la escayola y el yeso, ya que la mayoría de estas mezclas son blancas.

Si vamos a pintar o revestir tras la restauración: es importante tener este aspecto en cuenta porque de esto variarán los materiales que utilicemos y determinará el coste de la reparación. Si el ladrillo va a quedar al descubierto, tan sólo necesitaremos hacer una mezcla de barro con que cubrir el hueco. Pero si pensamos pintar o empapelar la pared después, tendremos que usar unos reparadores especiales y, por supuesto, lijar y limpiar muy bien la zona.

Próximamente se incluirá información de cómo se cubren esas grietas en las paredes.

~ por caosenreformas5 en 1 enero 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: